• Paulina Santamaria.

UN PEDACITO DE CHISME. por Paulina Santamaría




Me llamo Paulina Santamaría Guevara tengo 34 años y soy Mexicana. En realidad soy muchas cosas, la palabra correcta no sería cosas pero no encuentro otra, me refiero a que he sido y sigo siendo diferentes formas que he elegido ser. “No nací mujer me sigo haciendo”, parafraseando a Simone de Beauvoir, que algunos de sus lemas he de confesar los uso en muchos ejemplos.


Para que conozcas un poquito de mí describiré a qué me dedico, que por supuesto no solo eso me define. Ejerzo la profesión de psicóloga y psicoterapeuta, como me gusta estudiar he tomado diferentes especialidades y también una maestría. Laboro en una asociación ADIVAC, “Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas A.C.” y como su nombre lo dice doy psicoterapia a mujeres que han vivido violencia sexual siguiendo una perspectiva de género y también estoy en un consultorio particular.

Me permito dar esta pequeña presentación sin dar especificidades porque no quiero parecer presuntuosa, sino quiero contar que mi situación de mujer desde mi percepción no ha sido fácil, mi vida ha dado varias vueltas y mi trabajo me permite ver que aun se vive en la inconsciencia.

Vengo de una familia tradicionalista, conservadora, demasiado patriarcal, con ideas repetidas y defendidas tanto por mujeres como hombres. Una familia con varios códigos obsoletos, que sin ser conscientes del todo ven a la mujer, me han visto, algunas y algunos de ellos, con una función de rol de género muy establecida, como: trabajar en algo que no me quite tanto tiempo, relacionarme con una pareja por supuesto heterosexual que sea buen proveedor económico, que lo atienda, lo cuide, lo comprenda y lo apoye, y algun@s asumen que si quiero tener hijos, yo les de el suficiente maternaje para que mi esposo, ah porque evidentemente tendría que casarme, (bueno volver a casarme porque soy divorciada), sea un exitoso profesionista en su trabajo lo cual confieso no estoy en desacuerdo, me refiero a que el éxito es plaudible pero vivido desde la pasión.

Comenté que mi vida ha dado varias vueltas porque desde pequeña siempre quise pertenecer a otra familia y no sabía por qué, de tal manera que esa pulsión de vida me hizo rebelarme y que mi familia me rechazara varias veces. El rechazo después de mi adolescencia fue muy doloroso y para escapar fui disidente a mi linaje en varias ocasiones y también me casé. Entré al mismo sistema, donde la hegemonía masculina se hacía presente y afortunadamente en contra de muchas y muchos me divorcié.

Estas vivencias que por supuesto han sido resumidas me han hecho entender y seguir comprendiendo que la vida para los hombres ha sido privilegiada desde que están en gestación, se les enseña y aprenden rápidamente el abuso de poder que pueden ejercer sobre la mujer, sobre las niñas y los niños, sobre cualquier disidencia sexual y sobre cualquier identidad que consideran que va en contra de la heteronormatividad. Mi contextualidad está plagada de comentarios machistas, que a veces hasta las mismas mujeres, homosexuales, lesbianas, trans, validan y fomentan. Y no se hable del sexismo, se estima que nuestras capacidades intelectuales están destinadas para ciertas profesiones.


Pero aquí viene lo bueno, todas estas imposiciones sociales y familiares me han ido formando, hasta el punto de estar orgullosa de quién estoy siendo y aunque sea difícil de creer, hasta podría afirmar que estoy siendo admirada por mi familia y que después de tanta guerra he aprendido a amar a mi familia y a entenderla.

Hoy trabajo con mujeres y he tenido la oportunidad de enseñarles sus derechos como actoras políticas, sus derechos sociales, económicos, sexuales y reproductivos, culturales, la idea es despertarles el darse cuenta para que se empoderen, para que no pertenezcan a ningún estereotipo y rol de género para que sean lo que decidan ser y para que busquen la igualdad, la equidad y también la sororidad ante otras mujeres. En el caso de la violencia sexual les enseño que es un abuso de poder que se da mediante el cuerpo y que las raíces de ese abuso de poder viene a partir de la creación de muchos constructos sociales que permanecen a lo largo de la historia para mantener el mismo sistema patriarcal que se entrelaza y se potencia con el capitalismo.


Agradezco que me leas y también agradezco que seas parte de esta labor, la de despertar al mundo y buscar la igualdad y la equidad. Pretendo mostrarme para que tú también te muestres y valores quien estás siendo.


Gracias.

Paulina Santamaría

paulinasantamariag@gmail.com




282 vistas
ContactO

Paulina Santamaría Guevara

Tel: 5520736610

Zonas Norte y Sur

FB: @paulina.santamaria.guevara

       Psicoterapia Paulina Santamaria

IN:Paulina Santamaría

INSTAGRAM: paulina.santamaria.guevara                   

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now